Infografía Tendencias RH

Fomentar la amistad para combatir el estrés y otros riesgos psicosociales

Conoce algunos de los beneficios de fomentar la amistad entre la fuerza laboral, así como sus repercusiones y los cuidados que hay que tener.

Con la entrada en vigor de la NOM-035, las empresas han empezado a recurrir a distintas soluciones. Sin embargo, han subestimado la importancia de un valor gratuito y que puede traer grandes beneficios: la amistad.

Los factores psicosociales en el trabajo

  • De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los factores psicosociales se pueden definir como las “percepciones y experiencias que pueden influir en la salud y en el rendimiento y la satisfacción en el trabajo”.
  • La subjetividad de esta definición plantea una serie de problemas para RH, por ejemplo: ¿qué acciones específicas debe realizar? Quizá la respuesta es simple: fomentar el valor de la amistad entre sus trabajadores, de manera que se traduzca en grandes beneficios para la empresa.

Los factores psicosociales en el trabajo

  • De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los factores psicosociales se pueden definir como las “percepciones y experiencias que pueden influir en la salud y en el rendimiento y la satisfacción en el trabajo”.
  • La subjetividad de esta definición plantea una serie de problemas para RH, por ejemplo: ¿qué acciones específicas debe realizar? Quizá la respuesta es simple: fomentar el valor de la amistad entre sus trabajadores, de manera que se traduzca en grandes beneficios para la empresa.

De acuerdo con una encuesta realizada por un portal de empleo:

%

De los trabajadores considera que tener un amigo en el ámbito laboral sería lo mejor que podría pasarle.

%

De los encuestados piensa que la amistad beneficia al trabajo en equipo y a la empresa.

Beneficios de la amistad

  • De acuerdo con datos de Gallup, quienes trabajan junto a un compañero a quien consideran su amigo, desarrollan mejor sus tareas.
  • Los empleados que tienen amistades en el lugar de trabajo registran una propensión para abandonar su empleo actual que es 20% menor al resto.
  • En México, 45% de las personas que tienen el potencial para asumir un cargo de mayor responsabilidad renuncian a sus empleos por problemas de convivencia personal.
  • El 50% de las personas que trabajan con compañeros a quienes consideran como sus amigos establecen una conexión más fuerte con la empresa.

Es mejor gestionar amistades formadas en el trabajo

  • A menudo, trabajar con amigos no suele ser buena idea, y puede conllevar algunos riesgos.
  • Antes de contratar al amigo de algún empleado, pensando que puede ser beneficioso, es mejor en concentrarse en desarrollar la interacción entre los colaboradores para que se conozcan mejor.
  • No siempre es fácil encontrar amigos en el trabajo, pero es más común de lo que parece: de acuerdo con esta encuesta, el 60% de los empleados tiene como mínimo un compañero del trabajo que forma parte de su círculo íntimo de amigos. Tan solo el 5.6% de los encuestados expresó no tener ningún tipo de relación de amistad en el trabajo, y solamente se limita a realizar sus tareas.

Amistades dañinas

  • Contratar a un amigo del jefe puede ser una de las peores experiencias para una empresa: RH debe saber tratar este delicado tema, pues el nepotismo puede generar otros conflictos.
  • Una mala contratación puede afectar la reputación del área de RH de una empresa y dar una mala señal acerca de su capacidad de juicio.
  • Las personalidades no siempre cambian para bien cuando las personas pasan de ser amigos a colegas: 2.8% de los participantes de la encuesta declaró haber perdido grandes amistades por no poder separar el ámbito personal y laboral.

3 recomendaciones de RH para la gestión de las amistades en el trabajo

1. Política

La amistad no implica olvidarse de las normas de convivencia: aspectos tan básicos cómo crear una cultura de la puntualidad y del cumplimiento de lo que cada parte promete, hace que la amistad perdure.

2. Límites claros

Amistad no significa tolerar cualquier falta: en cuestión de fechas de entrega, y compromisos, hay que responder en el trabajo y saber marcar diferencias.

3. Actividades fuera de la oficina

El reto es construir un núcleo de confianza: esto comienza por la actitud de los jefes y por lograr que los empleados se conozcan entre ellos.