Infografía Management Liderazgo

Consejos para comunicar los cambios en el trabajo y no fallar en el intento

Aprende cómo RH o los líderes de negocios pueden informar asertivamente los cambios en una organización.

El objetivo es mantener a los empleados comprometidos y alineados a la cultura de la empresa.

1. Comunica las razones de los cambios de manera abierta y honesta

  • Debes asegurarte de que todos los colaboradores comprendan las razones detrás de las decisiones de cambio: esto calmará cualquier sospecha de que existe un problema que se intenta ocultar.
  • Evita fomentar los chismes y rumores: debes ser transparentes, claros y veraz.

2. Los cambios se comunican de arriba hacia abajo

  • Cuando son significativos requieren de compromiso y participación bajo un modelo constante del liderazgo.
  • Los empleados esperan escuchar la situación actual, las complicaciones e implicaciones de los líderes.

3. Explica cómo afectará la transformación a los empleados

  • Ante todo, los empleados quieren saber qué implicarán los cambios para ellos a nivel personal y profesional: ¿los cambios afectarán su rol en la empresa? ¿se medirá su desempeño de manera diferente? ¿tendrán un nuevo jefe o equipo?
  • Muchos empleados pueden experimentar ansiedad ante su futuro inmediato: es necesario tener en cuenta y entender el componente emocional derivado de los cambios y la incertidumbre.

4. Describe con detalle el proceso general detrás de los cambios

  • Debes comunicar paso a paso a los empleados lo que va a suceder en la empresa y cuándo: esto ayudará a que sepan mejor qué esperar y a que se sientan más cómodos con el proceso.
  • Comparte lo que sabes, lo que aún no sabes y cuándo esperas que se puedan llenar los vacíos informativos.

5. Ofrece a los empleados la oportunidad de hacer preguntas y de plantear sus inquietudes

  • Para mantener el compromiso con la empresa la comunicación debe ser bidireccional: los empleados deben obtener respuestas a sus dudas y preocupaciones.
  • Aplicar encuesta anónima puede ayudar, pero son siempre preferibles las reuniones cara a cara, siempre que sea posible.