Gestión de Talento Infografía

Las 7 situaciones por las que los buenos empleados renuncian

Situaciones buenos empleados renuncian
Se plantean 7 situaciones de las renuncias: el trabajo en exceso, que no haya reconocimiento, o retos e interés por parte de los jefes, no cumplir con los compromisos, no estar con el personal adecuado, y no realizar sus pasiones.

Pocas cosas son tan costosas y perjudiciales para una organización como las buenas personas que deciden abandonarla.

A continuación, algunas de las situaciones más comunes que provocan la renuncia de los buenos talentos:

1. Trabajan demasiado.

Los aumentos, las promociones y los cambios de puesto son formas aceptables de aumentar la carga de trabajo. Si simplemente se aumenta la carga de trabajo porque las personas tienen talento, sin cambiar nada, buscarán otro trabajo que les brinde lo que se merecen.

2. No se reconocen y recompensan sus contribuciones.

Los gerentes necesitan comunicarse con su personal para descubrir qué los hace sentir bien, y recompensarlos por un trabajo bien hecho. Con mejores resultados, esto sucederá a menudo si lo están haciendo bien.

3. No encuentra retos.

Cuando tiene un empleado talentoso, depende de usted seguir buscando áreas en las que pueda mejorar para ampliar su conjunto de habilidades. Los empleados más talentosos quieren comentarios acerca del trabajo que realizan, y es una tarea para RH mantener a estos empleados.

Si esto no se lleva a cabo, los mejores trabajadores se aburrirán y caerán en la autocomplacencia.

4. No les importan a sus jefes.

Los jefes que no se preocupan realmente por sus empleados, siempre tendrán una alta tasa de rotación de personal. Es imposible trabajar más de ocho horas al día para alguien que no está personalmente involucrado y que no le importa nada más que el rendimiento de producción.

5. Cuando los compromisos no se cumplen.

Cuando mantienes un compromiso, creces ante los ojos de tus empleados porque demuestras ser confiable y honorable. Pero si el jefe no cumple con sus compromisos ¿por qué los demás deberían hacerlo?

6. Cuando las personas equivocadas son promovidas o contratadas.

Cuando los gerentes no realizan adecuadamente la tarea de contratar a buenos empleados, esto desmotiva a quienes trabajan a su lado. Promover a las personas equivocadas es aún peor.

7. No les permiten perseguir sus pasiones.

Brindar oportunidades a los empleados para que sigan sus pasiones mejora su nivel de productividad y de satisfacción en el trabajo. Sin embargo, muchos gerentes quieren que las personas trabajen dentro de una “pequeña caja”.