La oportunidad de aprender nuevas cosas de manera rápida.

Dejemos de hablar por un momento sobre el por qué estamos en casa y comencemos a pensar en para qué estamos en casa. Sí, puede que necesitáramos una pausa al ritmo de vida tan vertiginoso y agitado al que estábamos acostumbrados, pero también puede ser la oportunidad de aprender muchas cosas.

¿Cómo lo vas a hacer si tiene años que no vas a la escuela? Comencemos por romper ese paradigma, todos los días aprendemos cosas, puede que sean banales o tal vez son algo que nos cambia la vida para siempre.

Tenemos algunos consejos que te pueden ayudar a convertirte en una “Esponja de conocimiento”, para así, no sólo trabajar remotamente, sino para regresar a la oficina con más y mejores habilidades.

  1. Leer, leer, leer: Sí, el primer gran secreto para aprender es no dejar de leer. Esta actividad es el equivalente del ejercicio a tu cerebro, leer te permite conocer nuevas cosas, expandir tu universo y, sobre todo, comenzar a saber cosas nuevas. Sumado a eso, nuestro cerebro genera una necesidad por seguir aprendiendo que se convierte en un gran beneficio a mediano y largo plazo
  2. Aprender es un viaje, no una obligación: «El viaje del aprendizaje es una colección curada de activos de conocimiento, tanto formales como informales, que se pueden utilizar para adquirir habilidades para un rol específico y / o área de tecnología», escribe Sonia Malik de IBM.

  3. Comparte tu conocimiento: De nada nos sirve saber muchísimas cosas si no estamos dispuestos a compartirlas con las personas, lo más interesante de comenzar a compartir tu conocimiento es que tu interlocutor se puede convertir en el nuevo método de conocimiento de nuevas cosas.

  4. Tu cerebro es una máquina de aprender, mantenla aceitada, eso significa comer muchos alimentos asociados con la disminución del deterioro cognitivo: arándanos, verduras (de hoja verde, col rizada, espinacas, brócoli), granos enteros, obtener proteínas del pescado, legumbres y elegir grasas saludables no saturadas (aceite de oliva) en lugar de grasas saturadas (mantequilla).