Insomnio: enemigo silencioso de la productividad

El trabajador promedio pierde 11 días de productividad cada año debido al insomnio. Hay una falta de atención por parte de las empresas

Los peligros de la falta de sueño en la salud

Una creciente conciencia de los peligros de la falta de sueño a la salud, así como su impacto en los costos de seguros y la productividad de los trabajadores, está impulsando a las empresas a tratar de  mejorar el descanso de sus empleados.

  • Johnson y Johnson ofrece a los empleados un programa digital de orientación de la salud para luchar contra el insomnio, que contiene un vídeo diario de sueño y relajación en línea para dispositivos móviles.
  • Google organiza eventos como el «sleeposium».

La investigación de la Universidad de Harvard

Demuestra que, para el trabajador promedio, el insomnio lleva a la pérdida de 11,3 días de productividad cada año, el equivalente a $2.280 dólares.

  • Representa una pérdida total nacional de $ 63.2 mil millones de dólares.
  • Investigadores también han encontrado una relación clara entre la falta de sueño y la reducción de la calidad de vida en el trabajo.
  • Un estudio del año pasado mostró que las personas que usan sus teléfonos inteligentes por razones laborales después de las 21:00 horas. estaban más cansados y menos comprometidos al día siguiente en el trabajo.
  • Otros estudios han descubierto un vínculo entre jefes con insomnio y comportamiento abusivo.
  • Y muchos han examinado las correlaciones entre la falta de sueño y condiciones médicas como  la demencia y  la diabetes.

Crece el interés de los empleadores en los hábitos de sueño de sus trabajadores

A medida que pasa esto, proveedores de terceros están encontrando maneras de capturar ese mercado.

  • El proveedor de salud corporativa Ceridian comenzó incluyendo entrenadores de sueño el año pasado como parte de su paquete para los clientes.
  • Sleep Med lanzó a nivel nacional un producto de salud y bienestar para los empleadores que ayudaba a los trabajadores en los trastornos del sueño y les daba acceso a terapias.

La empresa de medicina digital Big Health lanzó oficialmente un programa llamado  Sleepio en el Trabajo, el cual proporciona a los empleados una «puntuación de sueño», basada en un cuestionario, y crea un programa de sueño personalizado ofreciendo consejos para el insomnio por medio de técnicas de terapia cognitivo-conductuales.

No sólo son los ejecutivos los que buscan asesoramiento para sí mismos

Son ellos los que cada vez más impulsan cualquier compromiso de toda la organización a la cuestión.

Un consultor del sueño manifiesta que tales beneficios o programas solían ser utilizados por los jefes de planta y jefes de seguridad ambiental, cuya principal preocupación era con los empleados que trabajaban en turnos anormales.

  • Ahora, la mayoría de los programas pasan por las áreas de RRHH y la alta dirección.
  • La gente está siendo extendida a trabajar horas poco razonables, y eso no es sostenible. Tiene que haber un cambio de paradigma.
  • La tendencia para exprimir más trabajo de un menor número de empleados es sólo uno de los factores más importantes que lleva a los empleados tener menos sueño.

Factores que afectan el sueño

  • Hay muchos más factores: las brillantes pantallas de los teléfonos inteligentes y laptops que miramos fijamente justo antes de ir a la cama.
  • El régimen de trabajo a distancia que ha roto cada vez más las fronteras entre la oficina y el hogar: las llamadas de 4 a.m. con colegas extranjeros.

La separación de nuestros relojes biológicos internos con el mundo externo no tiene límites. Todos trabajamos 24/7 con conectividad ubicua.

  • La gran transición que ha tenido lugar ya no es que la gente decida cuándo trabajar. Sino cuándo no trabajar.

La división de medicina del sueño de la Universidad de Harvard dijo que:

  • En las últimas cinco décadas, la cantidad promedio de sueño que obtenemos en las noches de trabajo se ha reducido en una hora y media, de ocho y media a poco menos de siete.

Los números son menos claros en cómo muchas empresas tienen programas o beneficios para ayudar a los trabajadores a dormir, sobre todo entre la población tradicional de nueve a cinco.

La Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos levantó una encuesta sobre los beneficios en los lugares de trabajo, preguntando si contaban con salas de siesta.   Sólo un 2% de los encuestados dijo ofrecerlo.

Otra encuesta por Ceridian con 700 líderes de Recursos Humanos en América del Norte encontró que:

  • 5% tiene políticas para los viajeros internacionales relacionadas con el jet lag.
  • 9% tiene reglas relacionadas al monitoreo de los dispositivos electrónicos después de horas de trabajo.
  • Sólo el 3% ofrecía programas para trastornos del sueño.

En otras palabras, el número de empleadores que ofrecen más de los materiales básicos para ayudar a resolver el problema parece aún ser pequeña.

‘El sueño es para perdedores’ sigue siendo el valor dominante 

Algunas empresas no quieren ser conocidas como amigables al sueño.

  • La conversación acerca de la falta de sueño está dominada por los científicos del sueño y los gurús de autoayuda.
  • Se necesita tener gente en el cambio organizacional y de campos legales para ayudar a replantear la orden del día.

Otros podrían ser reacios a saltar a ofrecer más beneficios del sueño debido a la contradicción que los empleados pueden percibir. 

Es difícil que las empresas se vean como un defensor creíble del sueño, después de que sus departamentos de contabilidad insisten en que la gente tome el vuelo nocturno con el fin de ahorrar en gastos de viaje.

Al igual que otros programas de bienestar como los de gestión del estrés, el asesoramiento gratuito del sueño tiene el potencial de sentirse como un curita pegado en un problema más grande: un entorno corporativo que promueve la conectividad 24/7 y una mentalidad de ‘trabajo ahora, duermo luego’.

Para que un cambio real suceda, tiene que ser parte de la cultura.

Recuerda que la alimentación es una de las partes más importantes en el combate al insomnio , para mayor información ve aquí 

Fuente: http://www.washingtonpost.com/news/on-leadership/wp/2015/07/30/the-average-worker-loses-11-days-of-productivity-each-year-due-to-insomnia-and-companies-are-taking-notice/?tid=hpModule_a2e19bf4-86a3-11e2-9d71-f0feafdd1394&hpid=z15