El Home Office vino para quedarse

Trabajar desde casa pareciera como un sueño para muchos empleados y empleadores, porque elimina el vínculo con las instalaciones del empleador.

El lugar de trabajo puede ser el escritorio de la casa o la cafetería favorita, es importante considerar que trabajar así está reservado principalmente a los trabajadores de oficina, enfermeras, mensajeros, albañiles, cajeros, por decir algunas actividades que no pueden realizarse desde casa.

El home office se está aplicando ahora en muchas empresas en México por la prevención sanitaria derivada del COVI-19, y en términos generales es bueno o malo según se aprovechen las ventajas y se eviten las desventajas como las mencionadas aquí.

Ventajas: 

  • Aumento de la productividad porque se evitan conversación improvisadas mientras se intenta trabajar concentrado, sin embargo, para ello el trabajador debe crear el ambiente y horario de trabajo adecuados para ser productivo en el espacio que decida.
  • Ahorro de tiempo y dinero al no recorrer distancias para llegar al centro de trabajo, ya sea en transporte público o privado.
  •  Equilibrio entre el tiempo del trabajo y la vida, siempre y cuando que al final de la jornada laboral, la carga de trabajo haya sido lograda.
  • Trabajar en el horario que mejor convenga, si no hay citas o reuniones en el camino, algunos prefieren empezar una hora antes para sacar más provecho del día, otros prefieren trabajar hasta la noche o tener un almuerzo prolongado. 

Desventajas: 

  • Hay muchas distracciones al acecho en casa.
  • Hay un alto riesgo de que la clara separación entre la zona laboral y personal se suprima.
  • Impacto negativo en los bonos anuales o en los aumentos de sueldos porque hay jefes que perciben a quienes trabajan home office como menos presentes respecto a los que siempre están en la oficina. 

Cuando el trabajo y la vida personal se fusionan en un mismo lugar, a menudo la productividad es más alta, y para que así sea, es indispensable llevar a cabo las tareas laborales, aunque no haya un jefe a la vista, porque el trabajo en casa se basa principalmente en la confianza.