Normalizar la equidad de género.

Para el autor, Daniel Delgado, la inclusión se refiere a la necesidad de normalizar todas las acciones en equidad para los géneros.

Comenta él, sobre un interesante estudio relacionado con un experimento en Estados Unidos sobre lo que ocurría si las matemáticas eran enseñadas por hombres o mujeres y constató que cuando las matemáticas eran enseñadas por las mujeres, tenía un efecto positivo sobre las alumnas. Una prueba más de la necesidad de reforzar imágenes positivas, como el objetivo de cada día, que minimicen las diferencias socializadas desde el hogar pasando por la escuela y llegando a el trabajo, que son reforzadas habitualmente a través de las imágenes de medios de comunicación.

Romper la cultura que aleja a las mujeres de las vocaciones científicas, desarrollar políticas de centro que pongan el foco en el pensamiento científico y la igualdad de género y practicar metodologías que desarrollen grandes trayectorias profesionales, pueden ser tres caminos básicos para superar esta situación y poder romper el «techo de cristal» que existe en muchas áreas, también en la científica, por cuestión de género.

La cultura viene marcada por las estereotipias de género «transmitidas» de generación en generación. 

La estereotipia es una generalización que se hace sobre una persona en razón a su pertenencia a un grupo y que se inculca a través del lenguaje, los gestos y los hechos. 

En el caso del género, existen un conjunto de creencias compartidas socialmente sobre hombres y mujeres que aplican indiscriminadamente a todos los miembros de cada uno de estos grupos y que diseminamos, de manera inconsciente en el subsistema social que es la escuela y su correa transmisora que es el currículum. 

Creencias que transmitimos referidas a rasgos, roles, ocupaciones y características físicas por medio de mil representaciones no cuidadas que de ellas se hacen en centros de trabajo.

Conocedores de la complejidad de desmontarlas ya que estos componentes, aunque son relativamente independientes, en realidad y basándose en uno de ellos, las personas extienden los juicios a los otros tres, es imprescindible tener un cuidado extremo en ello. De este modo, al igual que la información sobre un componente afecta al resto de manera negativa, también se puede revertir para que actúe de forma reparadora y positiva.