Gestión de Talento

Los reclutadores deben evitar los rasgos físicos en el proceso de contratación

Evitar sesgos físicos
Generalmente, las personas físicamente atractivas tienen asociado un estereotipo positivo.

Con frecuencia reciben un trato más favorable, sin embargo, pero también podrían ser discriminados cuando soliciten empleos que se consideran con un perfil más bajo.

A menudo, los reclutadores piensan que las personas consideradas como físicamente atractivas tienen mayores probabilidades de estar insatisfechas trabajando en empleos menos deseables.

Los prejuicios durante el proceso de entrevista

Presentar sólo candidatos ‘atractivos’ que quizá no deberían estar en el negocio. Es necesario ver más allá de la belleza física, y estar seguros de que el reclutador está trabajando para resolver las necesidades de la organización y que recluta a los mejores candidatos

Algunas consideraciones para el reclutador

Las decisiones de selección deben basarse en el conocimiento relevante para el trabajo, en las habilidades y otras características como el temperamento, pero no en la apariencia de las personas.

El prejuicio de belleza es una forma oculta de discriminación que es común en el lugar de trabajo y que se ha profundizado en los últimos años.

Si bien no es ilegal per se tomar decisiones de contratación basadas en la apariencia, estas decisiones pueden ser un “terreno peligroso”.