Management Liderazgo

Los 3 elementos culturales que RH necesita entender

Cultura RH
RH es nombrado administrador de la cultura, pero por lo general actúa como facilitador de eventos sociales artificiales.

Es hora de entender la oportunidad de RH dentro de esta gran faceta en la vida de la organización

Así que, ¿qué es la cultura? Una definición formal es:

Los patrones de comportamiento socialmente transmitidos, artes, creencias, instituciones y todos los demás productos del trabajo humano y del pensamiento.

Una definición alternativa es:

“La cultura es la razón número uno por la que los empleados se quedan o se van de la empresa”.

¿Cuál es el objetivo de una definición de cultura?

  • Si los empleados se van porque tienen un jefe terrible, es porque la cultura de su empresa permite que esa persona sea un mal jefe.
  • Si se quedan por el pago, su decisión es un reflejo de la estructura de compensación de su organización.
  • Todos los aspectos de cómo funciona su empresa puede estar ligada a la cultura. ¿Como crear una cultura de medición?

Los 3 elementos que RH necesita entender cuando se trata de la cultura

1. La cultura no es la misma para todos. Los líderes de la empresa, y en especial de RH, tratan la cultura como una talla única para todos los modelos. Se crean programas, eslóganes, carteles y kitsch de camisetas para comunicar estos esfuerzos y se asegura de obtener aceptación por el personal. Esto nunca funciona, debido a que las personas no son los mismos. Cada persona trae sus propias habilidades, fortalezas y atributos para el trabajo y empresa. Por lo tanto, si todo el mundo es único, ¿por qué seguir forzando la conformidad de la fuerza de trabajo?

2. Hay muchas culturas en la empresa. El término “cultura” se ha tomado para describir todos los atributos de la empresa, lo cual no es realista. Se tiene una cultura general de la organización, así como micro culturas dentro de los departamentos, ubicaciones geográficas, etc. Cuanto más se intenta forzar a los empleados en áreas pequeñas, lo más probable es que alguien va a destacar y hacer algo diferente. La razón no es que el empleado sea rebelde; sino que simplemente la misma naturaleza humana explora nuevas fronteras.

3. La alta dirección no es propietaria de la cultura. Este es un tema de debate en el mundo de los negocios. Es cierto que los altos directivos de la empresa influyen fuertemente en la toma de decisiones y del medio ambiente en la organización. Por tradición, el equipo ejecutivo ha sido dueño de la cultura por defecto, ya que nadie presta atención a la cultura hasta que los desafíos económicos u otros problemas surgen, y entonces se convoca una “comisión de cultura” o una iniciativa de la cultura estratégica, que por lo general no resulta bien. Es por eso que RH debe dar un paso adelante y tomar las riendas de la cultura desde el primer momento.

Se debe considerar la siguiente fórmula:

Formula cultura

Esta es la mejor posición para hacer que la cultura tenga vida, porque estamos a cargo de las personas prácticas de la organización. Se debe permitir compartir un entorno diferente.

La cultura comienza con usted. Si se acerca desde la perspectiva de las normas y el cumplimiento, lo mejor es observar la cultura que se crea y cómo las personas responden a la misma. Trate de construir una cultura que sea intencional, acogedora, curiosa e intrigante. La felicidad es un aspecto muy importante al generar una cultura laboral.

Hay que recordar que no hay cultura “correcta” o “incorrecta”, RH dedica demasiado tiempo y esfuerzo para imitar otras empresas que son conocidas por su cultura, pero su empresa es diferente, por lo que tiene que enfocarse a su propia cultura y ver su idiosincrasia y matices que hace ser lo que es. Le pertenece, constrúyala y quiérala.

Fuente: SHRM