Las falta de respeto en el lugar de trabajo, un costo casi invisible

Los lugares de trabajo y su comportamiento

La mala educación y la falta de civismo en el lugar de trabajo son como humo de segunda mano que impregna la atmósfera y causa daños a los demás más allá del objetivo inmediato, dice un experto que durante casi 20 años ha estudiado el comportamiento y ha consultado y colaborado con organizaciones de todo el mundo para aprender más sobre sus costos.

Es un tema que ha ganado mucha atención en los últimos años, algunos de ellos generan muchos efectos a la marca en la cual RH está rezagado en señalar diversos comportamientos y generar diversas situaciones que todavía no se miden.

Acciones que pueden ser denominadas como de incivilidad

Interrumpir a los empleados frente a los demás, hacer comentarios despectivos, menospreciar y ser crítico con las personas que son diferentes son algunos de los ejemplos de mal comportamiento en el lugar de trabajo, según una encuesta que se llevó a cabo con:

  • 605 trabajadores en 17 industrias.
  • Incivismo es casi como dejar atrapada a la gente dentro de la niebla.
  • Afecta a cualquiera que esté alrededor de ella, incluyendo a los equipos de trabajo y clientes.

Una encuesta de 2015 de 1.053 empleados por el Instituto Emily Post encontró que hay una:

Afectación a los procesos productivos

  • 31% perdió tiempo de trabajo en preocuparse por tratos groseros.
  • 27% disminuyó su esfuerzo en el trabajo, por el trato.

 

También afecta a la retención

Encuestas encontraron que:

  • 27% de 300 Millennials entrevistados han renunciado a un empleo debido a la falta de civismo.
  • 26% de 1.000 empleados en general han dejado un trabajo por este mismo motivo.

Daña a la marca de la empresa

La reputación es el activo más competitivo de una empresa, y si hay incivilidad en el lugar de trabajo no se puede dar por sentado que exista una buena reputación.

Incivilidad puede afectar negativamente la retención y reclutamiento, por no hablar del servicio al cliente

En un informe de 2014 una encuesta da a conocer lo siguiente:

  • El 61% de los clientes optó por no comprar en una empresa, o bien recomendó a otros que no lo hicieran, porque habían sido tratados mal por la empresa. Ahora con redes sociales hay que medir adecuadamente estas reacciones.

La tecnología y las diversas generaciones

  • La tecnología ha recibido parte de la culpa del aumento de la incivilidad, pues marca las diferencias generacionales.
  • Se piensa que la percepción de mala educación es «más una cuestión generacional”.
  • No se está viendo más malicia o mala educación, sino un cambio en las reglas de la cortesía, sobre todo por parte de los Millennials, quienes han implementado y desarrollado maneras más informales de desenvolverse, y que pueden ser percibidas como groseras frente a alguien que está más acostumbrado a la vieja manera de hacer las cosas.

La informalidad en el trabajo

Algunos consideran que un comportamiento grosero está relacionado directamente con la informalidad en el trabajo.

  • Definitivamente existe este cambio de formalidad en lo que la gente espera estando fuera de la oficina y lo que significa ser un gerente.

Los Millennials son más propensos a comportamientos incívicos

  • Además, las cuatro generaciones están de acuerdo en que la incivilidad es un importante problema, por lo que una investigación arrojó lo siguiente:
  • 63% de ambas generaciones de los Millennials y la Generación X, y 68% de los Baby Boomers y tradicionalistas manifestaron que es un «problema importante».
  • Todos ellos también piensan que empeorará en los próximos años.

El mensaje del endurecimiento

La voz de los CEOs sobre los empleados, señala que no todo el mundo se encuentra emocionalmente de la misma manera.

  • Las personas son muy sensibles a los insultos, más de lo que podríamos esperar.
  • El mal trato hace que la gente se sienta menos y que se minimicen sus contribuciones laborales.
  • Limita que emerja lo mejor de sí mismos y puede ser muy debilitante.

Desarrollos de distintos comportamientos de los ejecutivos

Debe ser diferente, dar retroalimentación de una manera más cordial que se adecúe a la cultura de la organización y en el cual los empleados puedan ser entrenados para hacer el bien.

Las organizaciones pueden tomar ciertos pasos para poner fin a la conducta grosera y establecer un ambiente de respeto y consideración a sus colegas. Según los expertos, se establecen las siguientes 7 reglas:

* 1.-Determinar qué es lo que la organización pretende y por qué, hablar con los empleados sobre lo que esas normas deben ser y capacitar a los empleados para ayudar a establecer las normas que se vayan acordar.

* 2.-Que los líderes sirvan de modelo mostrando buenos comportamientos.

* 3.-Hacer las expectativas sobre la civilidad de forma clara, empezando con las contrataciones y las nuevas incorporaciones.

* 4.-Enseñar la civilidad. Esto puede incluir juegos de rol y talleres, la gamificación es un gran apoyo.

* 5.-El emitir retos divertidos en el lugar de trabajo, como el no interrumpir a nadie por una semana.

* 6.-Implementar medidas, con puntuación y recompensas sobre los factores de la civilidad.

* 7.-Penalizar al mal comportamiento de inmediato, incluso si eso significa despedir al empleado. No hay que esperar a la evaluación del desempeño para hablar con alguien sobre su comportamiento grosero.

Fuente: http://www.shrm.org/hrdisciplines/employeerelations/articles/pages/costs-of-workplace-rudeness-incivility.aspx#sthash.s30P5qy7.dpu